LEONOR SOLANS esp eng
 

PUBLICACIONES Y TEXTOS

Leonor Solans, ritos de paso entre la inocencia y la experiencia.

Para las musas de Leonor Solans nada es lo que parece. Su propia naturaleza incauta y fantasiosa las protege de toda amenaza, como a aquella niña que William Blake imaginó retozando en un “selvático desierto” como si de un “manso jardín” se tratara, confiando a bestias temerarias la custodia de sus sueños.

Sus ninfas habitan bosques interiores cultivados por una imaginación inspirada en cuentos de hadas que paradójicamente sus mentes prepúberes se empiezan a cuestionar.

Como la Alicia de Lewis Carroll, poseen el poder para vadear los peligros transformándolos en divertidos acertijos. Conservan la magia de la niñez para domeñar los miedos haciendo de tigres y panteras felinos domésticos. Pero algunas de ellas acusan ya actitudes distantes con sus miradas sesgadas o empañadas por la incertidumbre, con una coquetería espontánea que anuncia un inminente rito de paso.

Así, junto a las niñas que se entregan a una delirante odisea subterránea siguiendo al conejo blanco, otras parecen haber roto el hechizo de esos universos paralelos. La expresión indecisa de la adolescente tocada cuál náyade con corona de flores y montada en un manso caballo revela la fragilidad de esos sueños de evasión. Pero hay algo que comparten todas las nínfulas de Solans, sean ingenuas o Lolitas, amazonas impetuosas o pequeñas indolentes, y es el encanto de los estados latentes en continua formación, donde aún todo puede llegar a fraguar.

Anna Adell. Setdart.org / Arte Actual / Leonor Solans.

 

 

(VOLVER)


 
© 2013 Leonor Solans